El tiempo se te está yendo, querido Erasmus. Tienes tan poquito en Madrid, cinco meses, quizás nueve, que se te está yendo. Y a una velocidad vertiginosa. No pasa nada, ha sido así siempre. Pero que sepas que se está yendo, muy, muy rápido.

Tienes mil maneras de afrontarlo pero nosotros, en ESN, te vamos a proponer una, la que creemos que es la mejor: que te lo pases bien. Vive cada segundo, como si fuera el primero - y el último - Erasmus.

Pasea por Malasaña como si tu avión de vuelta a casa fuera mañana; tómate unas tapas y unas cañas con la mejor compañía que puedas, o con los madrileños que encuentres, como si fuera tu cena de despedida de tu intercambio de estudio; festeja la vida, por Huertas, Sol o Atocha, o tal vez Argüelles, como si fueras un Erasmus. Que eso es lo que puedes hacer con el tiempo, nada más, ¡ni nada menos!

Y para ello, por cierto, estamos nosotros, ESN, aquí. Va a sonar cursi lo que te voy a decir, Erasmus, pero la razón última de nuestro voluntariado es precisamente esa: ayudarte a disfrutar esta experiencia tan corta, como bonita.

Que cuando estés camino de Barajas para volver a casa, no pienses un “ojalá hubiera hecho esto”; “magari che io avesse fatto quello”; “I wish that I had done this thing”…

Y como has de aprovechar el tiempo, Erasmus, te dejamos que lo hagas. Tempus fugit, ergo carpe diem.