El viernes 10 de marzo se celebró en Madrid el Youth Speak Forum. El lema, que resumía bien el objetivo del evento, fue el que titula estas líneas: “Trust me, I’m millennial”; las conferencias, charlas y talleres que se impartieron fueron encaminados a reforzar esta idea.

 
Mucho se ha hablado y escrito sobre esta nuestra generación y, de hecho, en muchas ocasiones de forma negativa. Que si somos vagos, dormilones, adictos al móvil, despreocupados, superficiales, derrochadores, porque siempre lo tuvimos todo, que la historia se acabó porque la Humanidad ya no tiene más retos...
 
Pero lo cierto, lectora; la verdad, lector, es la siguiente. Y es que vamos a ser la generación que más vea extendidos los Derechos Humanos por el planeta; la que lleve al primer ser humano a Marte, y la que se vaya de vacaciones al espacio; la que combata (y acabe con) el cambio climático; la que apueste por una economía sostenible que combine crecimiento económico con bienestar humano y progreso social; vamos a ser la generación en afrontar dilemas éticos y sociales con la robótica - creada por nosotros mismos -; los millennials, posiblemente, seremos la primera generación en plantear una esperanza de vida de más de 100 años; y muchos retos más. Y todo eso, lo vamos a hacer nosotros, y de forma exitosa: no nos quedará otra.
 
Y, al fin y al cabo, no somos tan horribles. Dicen también que somos la generación más formada de la Historia; hemos viajado, y tenemos más oportunidades para hacerlo, que en ningún otro periodo histórico; y tenemos toda la información en el bolsillo en esos inventos tan alucinantes como son los smartphones. 
 
Solo nos falta una cosa, decían en el YSF: responsabilidad, y puede ser verdad. Pero la adquiriremos, bien sea porque no tendremos otro remedio, dentro de 15 o 20 años; bien sea porque la vamos a sostener ya. Y como esa responsabilidad es inevitable, ¿por qué no actuamos ya, y aportamos nuestro grano de arena para cambiar el mundo?
 
"If not me, who? If not now, when?” “Trust me, I’m millennial”